sábado, 26 de diciembre de 2015

A sus Altezas

A sus Altezas los Reyes Magos de Oriente,

Apreciados señores, pese a que este año he vuelto a enviarles mi carta por el correo tradicional con todos mis deseos para 2016 (como bien saben, a mis veintitantos, sigo con esta tradición también), les adjunto esta misiva pública y on-line -por aquello de modernizarles y que no les coma terreno otros pretendidos cabeza de familia- con una vuelta de tuerca a su papel en nuestro mundo.

Empezaré por el principio, es decir, explicándoles de qué se trata. Como saben estudio, entre otras materias, la Constitución de mi país, y mejor sabrán que no salen en ella. A pesar de eso, se proclaman Reyes (sin ser descendientes de SS. MM. Don Juan Carlos I de Borbón) hecho que ya me desconcierta como jurista, pero más aún que, no hay Montesquieu que valga ni poder judicial que exista, que ustedes van y todos los años escriben sus propias leyes de lo que está bien y está mal, y en base a eso me juzgan. ¿Dónde queda la independencia del poder judicial?¿y el proceso público con todas las garantías?¿y mi abogado? Será que me enseñan un derecho muy garantista, pero...ando perpleja, discúlpenme.

Por ello, y pese a que esto pueda causar una minoración en mis próximos presentes...entraré en su juego (pese a que nadie me haya invitado), y como súbdita de su Reino valoraré sus regalos de este 2015, con objeto de que, si lo juzgan conveniente, los repitan, modifiquen, minoren o aumenten. Así que, allá vamos.

2015, año de reformas. Señorías....señorías,....sinceramente espero que esto no se repita. El BOE nuestro de cada día ha sufrido una indigestión que ninguno de sus camellos (o dromedarios, ya no recuerdo) soportaría en mitad del desierto. Esto por favor, háganselo mirar, porque ha sido amargo ver el estropicio, no solo en los temas, sino en la letra de las leyes. No sé si ustedes tendrán o no que ver, pero lo cierto es que, el próximo año el arco iris en el que andan metidas nuestras (futuras) Cortes, les facilitarán la tarea.

2015, año de terremotos. Emocionales, personales,, sentimentales, familiares, de estudio...Saben de sobra que a las personas se les zarandea para que reaccionen. En el momento el zarandeo molesta, porque no te deja seguir viendo las cosas como las veías hasta ahora, con lo cómodo que es. Ahora, aunque siga un ligero vaivén de las réplicas, veo las nuevas tierras que se han formado, lo que aún queda explorar...y recuerdo lo que me gusta seguir abarcando. Decidan en su justa medida los terremotos de 2016, me gustaría que fueran lo menos molestos posibles, pero lo dejo en sus manos.

2015, año de convocatoria. Año de ilusión, de miedo, de histeria, de esperanza (mucha), de recogida, de resultados. 2016 puede que no sea año de convocatoria, pero quiero que sea año de esos sentimientos, de ver resultados y de ilusión y esperanza....si lo uno no puedo tenerlo sin lo otro....está bien, lo acepto, pero sepan por adelantado que pondré en práctica:

2015, año de reinventarse. Re-conocerme, reaprender a estudiar, reencontrarme, volverme a perder para encontrar algo distinto. ¡Caray qué regalo! Otro de los que, cuando recibes solo tienes ganas de pedir el ticket regalo para devolver, pero que por compromiso (o porque no hay más remedio) te tienes que quedar. Y al final, resulta que acaba siendo tu regalo favorito. Ha sido la base del año, ya lo saben, me reinventé en la opo en enero, cuando retomé algo que hacía demasiado tiempo no veía. Me reinventé en junio, cuando no llegaba al examen. Lo estoy volviendo a hacer en estos últimos meses. Y en lo personal también. Si vuelven a traerme este regalo, tengan por seguro que mi reacción también serán unas ganas inmensas de devolverlo, pero que al final, imagino, lo agradeceré.

2015, año de apoyo. Un gran GRACIAS, a SS.MM por este inesperado regalo. Lo recibí con tanta ilusión como cabe en mi -ya de por sí- pequeño cuerpo. Nunca imaginé que me lo mereciera, y menos que los demás pensaran que lo merecía. Cada vez que este año me he sentido apoyada, ha sido como una vuelta de tuerca, una sonrisa más grande que la anterior. Ojalá este año me traigan aunque sea solo 1 de esos momentos, para poder dar un gracias. 

2015, año de fuerza de voluntad. Este regalo fue como una versión extendida del de todos los años -tengo la suerte de que me lo lleven dejando toda la vida, y espero que lo sigan haciendo, porque es mi gran baza- no me di cuenta hasta bien entrado el año, pero muy agradecida, de verdad. Me ha ayudado a levantarme, a seguir, a luchar, a mantener el espíritu de "hasta el final" aunque el resultado estuviera ya dado. Y me está ayudando a salir de esta en que me encuentro metida. Traigan montones, no se arrepentirán.

2015, año que acaba. Si, también es un regalo que acabe, y que no haya acabado con nosotros. Ha sido un año de muchos momentos intensos, unos duros, otros dulces y alguno amargo. Pero seguimos peleando, seguimos tratando de superarnos, y tengan por seguro que 2016 lo vamos a empezar tan soberanamente fuertes, que no habrá Rey que juzgue que no nos merecemos todo lo mejor.

Buena semanita!

12 comentarios:

  1. Me ha encantando este post!!!!!!!! Feliz 2016 y a seguir luchando!
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Buenos deseos :) espero que Sus Majestades se comporten! Felices fiestas!
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora a trabajar para que se conviertan en realidad! :) Igualmente!

      Eliminar
  3. muy original el post, también espero que SSMM se porten bien este años y valoren nuestro esfuerzo y dedicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos a ver si son tan justos como predican :P Feliz año!

      Eliminar
  4. No he entendido el regalo "reinventarme"! Puedes explicar como lo hiciste? Que paso exactamente etc....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Bueno a lo largo de los posts de este año se ha visto más o menos. Pero un resumen sería que este año hubo convocatoria y antes de ella me di cuenta de fallos en mi sistema de estudio, entré en un círculo de inseguridad del que estoy tratando de salir, lo que me provocó ansiedad etc. Aunque llegué al examen con todos los temas y aguanté el tiempo necesario, no tenía el nivel suficiente para aprobar.

      Todo eso me ha hecho replantearmelo todo, desde si el problema era yo, los prepas, los temas, la forma de estudio, la forma de exposición...Y me ha hecho a lo largo del año, ir variando cosas (más después del examen que antes, por el poco margen de maniobra que tenía entonces). Y nunca es plato de buen gusto cambiar tus esquemas y tus procedimientos.

      ¿cómo lo hice? ¡cómo lo estoy intentando! que no es lo mismo jajaja. Primero de todo, permitiendome darme cuenta de que no soy perfecto, que en mis métodos hay errores y que la única que puede cambiarlos soy yo misma (ni prepas ni nadie más). He llorado mucho, he apretado mucho los dientes...pero me levanto todos los días intentando mejorar esto o aquello, porque como sé lo que quiero, sé que me va a costar.

      Además, ha habido cambios a nivel personal que me han hecho replantearme la vida de otra manera. Pero eso es otro cantar ;)

      Feliz inicio de año!

      Eliminar
    2. Sigue asi de fuerte seguro que lo consigues!!
      Podrias explicar un poquitin el método de estudio q te fue mal y como lo has cambiado o estas intentandolo cambiar? Creo q estas cosas nos sirven a todos! Un abrazo muy muy fuerte

      Eliminar
    3. Próximamente en sus mejores pantallas ;) Un abrazote de vuelta!

      Eliminar